Mauro Szeta
Mauro Szeta
La decisión la tomó la justicia de Paraguay. Rafa Di Zeo, Mauro Martín y compañía fueron expulsados de ese país. En total pagaron 10 mil dólares de indemnización y de aportes a una entidad benéfica, y cerraron su capítulo de violencia en el exterior.
La primera imputación señalaba que fue una pelea a sangre y fuego entre barras de Boca y Cerro Porteño. Se hablo de armas, disparos y cocaína.

La segunda acusación fue que los barras de Boca fueron víctimas de una trampa de la policía y
emboscados.


Después de 11 días, todo quedó limitado a barras expulsados que fueron víctimas de un ataque por parte de vándalos de un barrio marginal. Para entonces, los disparos en manos de los barras no existían más. Los únicos disparos quedaron atribuídos a los enemigos de la barra xeneize.

En el medio, mientras estuvieron "semiencerrados", los jefes de la 12 se tomaron fotos con cuanto "cholulo" pasó por la comisaría.

Con buenas estrategias de sus defensas, los barras lograron en tiempo récord salir de una probable pena de 20 años de cárcel a una expulsión con resarcimiento económico mediante, y nada más.

Antes de la expulsión y como gesto de paz, los caudillos de la 12 se sacaron una foto con los capos de la barra de Cerro Porteño. Fue la antesala del mensaje que quedó al final de la novela: "Acá no ha pasado, nada". Otra vez, los bravos de la 12 se salieron con la suya.