El sitio de Google es uno de los sitios más visitados del mundo y un mínimo cambio en su diseño podría generar estragos entre sus usuarios. Es justamente lo que pasó ahora que la compañía está testeando cambiar el color de sus links de azul a negro.
No es la primera vez que Google testea colores. En el 2009 la compañía probó 41 azules diferentes para los avisos que aparecen en Gmail y ese cambio generó nada menos que US$200 millones.

Embed
Desde The Verge consultaron a Google en relación al cambio y la respuesta no fue demasiado esclarecedora: "Estamos siempre corriendo pequeños experimentos en relación a los resultados de búsquedas".

Embed