Según un empleado de la AFIP, uno de los primeros informes de datos confidenciales "filtrados" fue el del presidente de la Corte Suprema, denunciado por Elisa Carrió por supuesto enriquecimiento ilícito. Esos mismos dossiers habrían sido usados en causas que involucran a Cristóbal López y Fabián De Sousa.

En el marco de una denuncia anónima a un grupo de funcionarios por "filtrar" información confidencial sobre contribuyentes con objetivos políticos, un empleado de la AFIP reveló que uno de los primeros informes "filtrados" fue el del presidente de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti, quien fue denunciado por Elisa Carrió por supuesto enriquecimiento ilícito, caso que se cerró en marzo. Esos mismos dossiers habrían sido usados en causas que involucran a empresas de Cristóbal López y Fabián De Sousa, como Alcalis Patagonico y OIL, entre otras.

Embed

El fiscal Eduardo Taiano imputó a la actual cúpula de la AFIP por "violación de secretos". En la causa están involucrados el titular del organismo, Alberto Abad; el subdirector general de Operaciones Impositivas del Interior, Jaime Mecikovsky, y la diputada Elisa Carrió, quien habría recibido informes con datos confidenciales, entre ellos el de Lorenzetti.

Embed

La denuncia fue realizada el 28 de marzo pasado por el diputado nacional por el Frente para la Victoria (FpV) Rodolfo Tailhade, quien aseguró que recibió en la última semana un correo que indica que ante la investigación en curso, "están borrando pruebas en AFIP". La causa quedó a cargo del juez Claudio Bonadio.

"Recibí un segundo mail que decía que a partir de la denuncia al subdirector general de Operaciones Impositivas del Interior, Jaime Mecikovsky, y su grupo, estaban borrando pruebas en AFIP", aseguró Tailhade en diálogo con Radio 10. El correo que recibió el diputado tenía como remitente “Carlos Batallan”, aunque en el texto se aclara que se trata de un seudónimco y que el informante es un “empleado jerárquico” del organismo “a punto de jubilarse”.

Otras de las “víctimas” de esta maniobra figuran el presidente Mauricio Macri, el constructor Nicolás Caputo, la familia Awada, el presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó. También los jueces Bonadio, Ariel Lijo, Rodolfo Canicoba Corral, Julián Ercolini y los camaristas Eduardo Farah y Jorge Ballestero. En la lista hay además ex funcionarios kirchneristas, como el ex ministro Julio De Vido y el ex titular del Banco Central Alejandro Vanoli.

Bonadio ya ordenó medidas destinadas a chequear la autenticidad del mensaje recibido por Tailhade. Como primer paso, solicitó a la Policía Federal un peritaje de la computadora y el sistema informático de Tahilade.