Las dos compañías desistieron de operar en Austin, Texas, después de que ganó el "no" a la Propuesta 1, que les permitía auto regular el servicio.
Tanto Uber como su competencia idéntica, Lyft, dejaron de operar desde el lunes pasado en la ciudad de Austin, Texas, en los Estados Unidos después de que los vecinos votaran en contra de la Propuesta 1, que le permitía a las compañías auto regularse.

En lo que puede ser considerada como la primera victoria indirecta de los taxistas de todo el mundo, los habitantes de Austin y sus alrededores votaron un 55,7 por ciento en contra de la Propuesta 1 impulsada desde Uber y Lyft a través del comité de acción política Ridesharing Works for Austin (algo así como "Compartir viajes es bueno para Austin").

Las autoridades del Condado de Travis (al cual oertenece Austin) aprobaron en diciembre del año pasado una serie de requisitos para los conductores de compañías de transporte compartido de pasajeros que incluyen el registro de sus huellas digitales, informó el sitio The Daily Dot.

Desde Uber y Lyft sostuvieron que sus sistemas de chequeo de antecedentes para choferes son más que satisfactorios, pero los vecinos del área de Austin no los acompañaron, informó el sitio USA Today. A partir de la votación del sábado pasado, ambas compañías resolvieron mantener su distancia.

"Debido a las regulaciones aprobadas por el Consejo Municipal, Uber no puede operar dentro de los límites de Austin", se puede leer en un cartel que aparece cuando un potencial pasajero desea pedir un viaje en la polémica aplicación.