Rosario Toledo, de 60 años, falleció durante la noche de este martes cuando dos delincuentes a bordo de una moto le dispararon a quemarropa en un intento de asalto perpetrado en Tigre. El oficial tenía 40 años en la fuerza.
Prefecto asesinado
El hecho se produjo durante la noche de este martes, en la calle 2 al 100, del barrio Enrique Delfino, a pocas cuadras de un asentamiento, cuando el prefecto llegaba a la casa de su hija en su camioneta Ford EcoSport y fue sorprendido por dos ladrones armados que lo balearon en la cabeza.

Una de sus hijas aseguró que le pegaron "dos tiros a quemarropa en la cara, a menos de medio metro" de distancia.

Erica Toledo dijo por C5N que su papá tenía "40 años de servicio" en la fuerza y pidió "justicia" por el caso.

"Amaba su familia", remarcó entre lágrimas sobre el suboficial, quien era encargado de la Prefectura de San Isidro y fue asesinado delante de su esposa.