Al desestimar el planteo, sostuvieron que su único interés es "la averiguación de la verdad y estricta aplicación de la ley". Su importancia radica en que son quienes resolverán sobre las decisiones del juez Bonadio.
Los camaristas federales de la Sala II Horacio Cattani y Eduardo Farah rechazaron apartarse de la causa. La definición sobre los jueces de la Cámara que finalmente quedarán a cargo es importante porque son ellos los que en algún momento deberán resolver sobre las resoluciones que adopte el juez Claudio Bonadio.

Al desestimar el planteo, los camaristas de la Sala II de la Cámara sostuvieron que su único interés es "la averiguación de la verdad y estricta aplicación de la ley".

El pedido de apartamiento había sido presentado por el abogado de la ex presidenta, Carlos Beraldi y luego del rechazo de los jueces, serán sus colegas de la sala I quienes tendrán que decidir si los confirman o apartan de seguir en el caso.

Embed
"No tenemos en la causa otro interés que no sea la averiguación de la verdad y la estricta aplicación de la ley", dijeron los camaristas al rechazar los argumentos del pedido que llevó adelante Cristina Kirchner.

La defensa de la ex mandataria los recusó cuando los camaristas decidieron confirmar al juez Claudio Bonadío al frente de la causa que investiga la venta de dólar futuro anterior al cambio de gobierno.

Embed
El abogado Beraldi había sostenido que los camaristas Cattani, Farah y Martín Irurzun (éste último actualmente de licencia) cometieron "prevaricato" al confirmar a Bonadio porque permitieron que se siguiera consumando un delito que está denunciado ante otro juez, el federal Sergio Torres.

Torres tiene a su cargo la denuncia de los diputados nacionales encabezados por Héctor Recalde por supuesto "prevaricato" contra Bonadio y ampliada a los camaristas que lo confirmaron. Ahora los camaristas de la sala I Jorge Ballestero y Eduardo Freiler tendrán que resolver si confirman o no en el caso a sus colegas de la sala II.