Daniel y Sebastián alquilaron un vientre en EE.UU., donde nacieron mellizos, pero el Registro Civil porteño no se los reconoce como hijos propios. ¿Hay discriminación?
Daniel Tagliano y Sebastián Nieva se conocieron hace 15 años y desde entonces tienen una amorosa relación. Como muchas parejas, quisieron agrandar la familia y es por eso que alquilaron un vientre en Estados unidos donde nacieron Giuliana y Marco, los mellizos que estan a punto de cumplir un año.

Cada uno de los nenes tiene ADN de uno de los dos, es por eso que pelean para que en el Registro Civil puedan anotar a ambos como hijos propios.
"Me moría por tener un hijo con la cara de Daniel y a él también le gustaba la idea de que se pareciera a mí"

En octubre de 2014, la pareja viajó a Estados Unidos y se realizó la inseminación de dos óvulos de una misma donante anónima fecundados con el esperma de Daniel en un caso y de Sebastián en el otro. "Cuando nos ofrecieron la posibilidad de usar el semen de los dos dijimos que sí. Yo me moría por tener un hijo con la cara de Daniel y a él también le gustaba la idea de que se pareciera a mí", cuenta Sebastián.

El crecimiento de la panza lo siguieron a través de Skype mientras la donante les iba mandando fotos de cómo avanzaba el embarazo.
A la semana 20 de gestación fueron nuevamente a EE.UU. para estar durante el scan fetal, conocer al médico que la atendía y el hospital en el que iban a nacer los mellizos. Daniel es obstetra, pero asegura que intentó limitarse a ir "como papá" y confiar en los especialistas.

En los planes estaba volver a viajar para presenciar el parto, pero "los mellis" se adelantaron y nacieron a la semana 32.

Desde un primer momento, ambos padres pensaron en anotar a los dos nenes como propios, tal como está compuesta su familia. "Nos vienen dilatando el tema y pretenden que vayamos a la Justicia. Para nosotros, no corresponde porque el obstáculo acá no es el vacío legal sino que somos dos varones que recurrimos a la maternidad subrogada", agregó Daniel.
"Nos vienen dilatando el tema y pretenden que vayamos a la Justicia"
"Si una madre soltera tiene un hijo y un hombre se acerca al registro a reconocerlo no le hacen problema", reclamó y remarca que su única intención es "proteger a sus hijos". "Sentimos que nos están discriminando y que, en consecuencia, están discriminando a nuestro hijos", sostuvo Sebastián. Por eso, el jueves pasado mandaron una carta al INADI contando la situación.

Embed
En tanto, desde el Registro Civil de la Ciudad destacaron que "tienen la mejor predisposición para solucionar el tema", pero que el problema se originó en el estado de Texas "donde inscribieron a un bebé como hijo de uno de los hombres y al otro, como hijo del otro". Y agregaron: "Nosotros podemos transcribir las partidas de nacimiento de los dos chicos tal como están, pero no modificar la original como ellos solicitan. La única forma de cambiar la original es judicializando el caso".