Claudio Vieira de Oliveira, que vive en Montse Santo, brasil, llevar las tareas más simples de la vida como comer o escribir es de lo más complejo. El hombre nació con su cabeza al revés.
Claudio, que hoy tiene 40 años, tiene dolencias que hacen que sus brazos y sus piernas estén gravemente deformados y le sean inútiles para desenvolverse en la vida diaria.

Los problemas de Vieira comenzaron desde que vino al mundo. En ese entonces le aseguraban que iba a morir. "La gente empezó a decirme que el bebé iba a morir porque apenas podía respirar cuando nació. Algunos me decían que no le diera de comer, ya que iba a morir", explicó la madre.

Hoy el hombre, después de haberse recibido de contador, publicó el libro "El mundo está a contramano" que será lanzado en San Pablo y que ilustrará el japonés ganador de muchos premios Yasuyoshi Chiba.