Al menos un policía es investigado por complicidad con un preso de la Comisaría 20 de Orán que tenía la llave de su celda, celular con acceso a las redes sociales donde subía fotos tomando alcohol y otro gozaba de un delivery de marihuana.
Una pelea entre presos motivó la intervención de personal de la Comisaria 20 que debió ingresar a una de las celdas en la Comisaría céntrica sobre calle Uriburu, para separar a los revoltosos y descomprimir los ánimos.

Tras lograr el objetivo, llegó la sorpresa al momento de realizar la requisa del calabozo. Al parecer, el preso se movía en una Comisaría como si estuviese en su casa: contaba con la llave de la celda, un celular activo y wifi con el que accedía a internet para subir fotos tomando alcohol.

Embed
Primero encontraron debajo de un colchón una llave del candado del calabozo, cuando la utilizaron se comprobó que efectivamente se trataba de una copia fiel.

Luego hallaron un celular con actividad de contactos de mensajes de texto, WhatsApp y llamadas. Además el preso contaba con acceso a internet vía wifi de la propia Comisaría 20.

Para completar con los beneficios con los cuales contaba, al peritar las fotos de la cámara del celular se pudo observar a varios presos consumiendo bebidas alcohólicas.

Embed
Pero esto no fue todo, señala el portal de El Tribuno de Salta, luego se descubrió que uno de los presos recibía todos los mediodías un taper con comida que se comprobó tenía un doble fondo donde le llevaban escondida marihuana.

Por último, y según informa FM Güemes de Orán, se supo que con la intervención de la Justicia hay al menos un policía inculpado de complicidad con los presos.

Embed