Por la caída de la actividad, producto de la suba de costos y una menor demanda de usuarios, las cámaras de taxis pedirán al Gobierno subsidios para la carga de GNC y para la renovación de unidades.
Para las entidades, la retracción general del consumo, la aparición de Uber y el aumento de los precios de los combustibles están llevando a que muchos peones de taxi abandonen el oficio. "Hay coches parados, están faltando siete mil choferes sobre 38.500 licencias. Pese a ser un servicio público, no tenemos subvenciones", dijo a este medio Enrique Celi, presidente de la Unión de Propietarios de Automotores con Taxímetro (UPAT), quien agregó que "las filas de coches vacíos que se ven ahora es un termómetro del país".

Luis Fernández, de la Asociación de Taxistas de la Ciudad (ATC), señaló que junto a otras cámaras pedirán formalmente al Ministerio de Energía de la Nación un subsidio en las cargas de gas. "Hoy los vehículos están perdiendo alrededor de $1.500 mensuales con las últimas subas de GNC. Antes una carga se hacía con $60, hoy ese cargo subió a $120. Un auto que hace 200 km diarios necesita dos cargas".

Seguí leyendo esta nota en ambito.com