La presidenta Rousseff fue suspendida por 180 días luego de que el senado brasileño decidiera iniciar su juicio político por 55 votos a favor y 22 en contra.