El Senado brasileño dio luz verde al juicio político contra Dilma Rousseff, que será suspendida de la Presidencia durante 180 días. Será sustituida de forma interina por el vicepresidente, Michel Temer.