El presidente del club, Sergio Ramos, dio por Radio 10 detalles del crimen perpetrado contra Rodrigo Espíndola, de 26 años, durante un asalto en Monte Grande. "Nunca me tocó vivir una situación así", confesó el dirigente.
El presidente de Nueva Chicago, Sergio Ramos lamentó la muerte de Rodrigo Espíndola y decribió al hecho como "algo inexplicable". "Lo mataron delante de su hijo y su bebés de seis meses", dijo Ramos en declaraciones a Radio 10.
chicago.avi
"Me enteré por un compañero de "Rulo" y creíamos que podía pasar un milagro. Uno sabe la gravedad de estos casos cuando te dicen que fue baleado, pero creíamos que podía llegar a salir. Es muy triste todo",relató el presidente del club al que pertenecía Espíndola.

Rodrigo murió este viernes a la madrugada en el Hospital Sofía Terrero Santamarina, donde fue sometido a una operación de urgencia tras ser herido de bala en la zona del abdomen, al resistirse a un robo en la ciudad bonaerense de Monte Grande, según trascendió.

Embed

El deceso ocurrió alrededor de la 1 y se conoció a través de las cuentas Twiter del vicepresidente de Nueva Chicago y presidente de la divisional B Nacional, Daniel Ferreiro. ‏

"No podemos asumir todavía lo que pasó. Nunca me tocó vivir una situación así en el club. No hay explicación", dijo Ramos.

Embed

El hecho ocurrió cuando el jugador ingresaba a su vivienda y luego de recibir el impacto de bala de un asaltante fue traslado al nosocomio, donde finalmente murió.

El "Rulo" Espíndola, como se lo conocía en el ambiente futbolístico, un corpulento zaguero central, se inició en Chacarita Juniors y luego pasó por Racing Club (solamente jugó en reserva) antes que el técnico Omar Labruna se lo llevara a Nueva Chicago.