Uno de los especialistas en cáncer pediátrico más reconocidos de Nueva York compartió sus sentimientos cada vez que su labor se vuelve insostenible.
Las declaraciones del doctor Michael LaQuaglia, jefe del Servicio de Cirugías Pediátricas del Centro de Cáncer Memorial Sloan Kettering de Nueva York, dieron la vuelta al mundo esta semana como parte del nuevo proyecto del fotógrafo Brandon Stanton, creador del grupo de Facebook Humans of New York.

LaQuaglia aseguró que "lo mejor del mundo es poder decirle a un padre que el tumor de su hijo es benigno", pero su trabajo puede volverse doloroso. "Lo peor que me puede pasar es tener que decirle a un padre que perdí a su hijo", expresó el cirujano oncológico.

medico nyc HONY
"Sólo me pasó cinco veces en 30 años. Y me quise matar cada vez", aseguró. Su foto fue compartida más de 58 mil veces en Facebook y en cuestión de horas aparecieron numerosas imágenes y mensajes de agradecimiento de sus ex pacientes.

Embed
"Si hay alguna posibilidad de salvar al niño, tengo que intentarlo. Aún cuando nadie quiere probar, yo voy a tratar. Muchos de estos chicos agotaron todas sus opciones. Puede que hayan sido operados en otros centros y sólo les queda ir a un hospicio o una última oportunidad", contó LaQuaglia en otro post.

"Mis colegas son increíbles. Así que sé que si yo puedo extraer ese bulto, el chico tendrá una oportunidad. Veo a cada niño como propio. Mi equipo es increíble, pero yo asumo el %100 de la responsabilidad por el resultado y no me gusta que pierdan ni una gota de sangre", expresó.

"Es mucho estrés. Tengo cuatro grafts en mi corazón. Los músculos de mi cuello siempre están tensos. Algunas de estas cirugías me sacaron años de vida, pero los tumores de los chicos pueden matarlos de maneras horribles. Así que si hay una posibilidad de salvarlos, lo voy a hacer", sentenció.

Embed