El hecho sucedió en Estados Unidos a partir de un informe realizado por Clear Labs. El documento aclara, sin embargo, que "la presencia de ADN de ratas o de humanos no tiene por qué ser dañino para la salud".
Un informe confirma el mito de que las hamburguesas en las casas de comidas rápidas no están hechas 100% por cane vacuna. Pero lo más desagradable, es que en su composición encontraron ADN de humanos y de ratas.

Clear Labs, una empresa dedicada al análisis genético de alimentos en EE.UU., realizó un muestreo en varias cadenas rápidas de alimentos y en varios productos que se venden en las góndolas de los supermercados y determinó lo que se sospechaba.

En un total de 258 muestras encontraron: dos casos en los que había restos cárnicos en productos vegetarianos; un 4.3% de los productos analizados (hamburguesas) contenían ADN de un patógeno, tres casos de ADN de ratas y un caso de ADN humano.

El propio informe aclara, sin embargo, que aún siendo muy desagradable, "la presencia de ADN de ratas o de humanos no tiene por qué ser dañino para la salud".

Respecto al ADN humano se atribuye a probablemente pelo, piel o una uña que accidentalmente pudo haberse mezclado durante la elaboración del producto, todos ellos analizados en Estados Unidos,.

Lo que muchos consumidores no saben es que algunas cantidades de ADN humano o de ratas pueden formar parte de un "rango normativo aceptable"

De hecho, Clar Labs cita a la FDA y señala que es "prácticamente imposible cultivar, cosechar o procesar productos crudos que estén totalmente exentos de algún elemento peligroso, algún resto de origen natural o algún defecto evitable".