El joven cantante, que comenzó a meditar, dice que "comenzó una etapa espiritual". Es así que no quiere más fotos con sus fanáticas porque le sacan la energía.


Justin Bieber se volcó a la espiritualidad y vive un nuevo presente. El cantante, de 22 años, aseguró que tiene "una misión espiritual" en este momento de su vida y todo surgió a partir de una revelación que lo llevó a darse cuenta de que tenía que estar conectado con la naturaleza y la religión.

Según el sitio TMZ, Justin comenzó a priorizar su contacto con la naturaleza y la espiritualidad y dejó de lado la vida nocturna.

Seguí leyendo en RatingCero.com.