La Cámara Federal porteña ordenó devolver al ex apoderado de la Fundación Madres de Plaza de Mayo Sergio Schoklender la fianza que pagó para ser excarcelado en la causa por la supuesta defraudación en la construcción de viviendas sociales del programa "Sueños Compartidos".
Según la resolución, se deben restituir al imputado los 40 mil pesos que pagó como fianza para ser excarcelado y se debe reemplazar esa caución real por una juratoria.

Los camaristas de la Sala I de la Cámara consideraron que pasaron más de tres años de ese pago sin que se haya resuelto su situación procesal en el caso, que en su momento estuvo a cargo del ahora ex juez Norberto Oyarvide.

En tanto, la Cámara ordenó al juez que actualmente tiene el caso, Marcelo Martínez de Giorgi, que resuelva "con la mayor celeridad posible" la situación procesal de Schoklender.

Fuentes judiciales informaron que el magistrado ordenaría en los próximos días las declaraciones indagatorias de Schoklender y varios acusados del caso.

"El extenso tiempo transcurrido desde que se dispusiera su excarcelación y este Tribunal estimara adecuada la fijación de una caución real -más de tres años- y la conducta asumida a partir de entonces por el encausado -quien ha cumplimentado los requerimientos que le fueron cursados- tornan suficiente, para la sujeción del mencionado al proceso, una caución de carácter juratorio", dijeron los camaristas Eduardo Freiler y Jorge Ballestero.

En disidencia, Eduardo Farah votó por no devolver el dinero pero advirtió que "tras evaluar el resultado de la tarea investigativa llevada a cabo", se debe "resolver la situación procesal del mencionado, con la mayor celeridad posible".

Schoklender había logrado su excarcelación en la causa gracias a un fallo de la Cámara Federal que ordenó el beneficio y que luego le redujo la fianza a 40 mil pesos, de los 4 millones iniciales que les había impuesto Oyarbide.


Por su parte, Martínez de Giorgi quedó a cargo de la causa cuando la Cámara Federal separó al ex juez Norberto Oyarbide de la investigación.

En aquel momento, el tribunal anuló todo lo hecho por ese magistrado y el caso volvió a fojas cero. En tanto Martínez de Giorgi, ya investigaba la ruta de los subsidios y la falta de controles de las obras.