En un dictamen presentado ante el juez federal Sergio Torres, el fiscal federal Carlos Rívolo consideró que Victoria Xipolitakis y los pilotos Patricio Zocchi Molina y Federico Soaje deben ir a juicio oral acusados de poner en peligro la seguridad del vuelo AU 2708 de Austral Línea Aéreas, que iba de Buenos Aires a Rosario.
El fiscal acusó por el delito del artículo 190 del Código Penal de la Nación, que castiga con una pena de hasta ocho años al que "a sabiendas ejecutare cualquier acto que ponga en peligro la seguridad de una nave, construcción flotante o aeronave".

Para el fiscal los pilotos pusieron en peligro la seguridad del vuelo al permitirle a la vedette operar el acelerador del avión durante el despegue, entre otras irregularidades.

Según el dictamen, Xipolitakis fue invitada por el comandante Zocchi Molina a "ingresar y permanecer en el cockpit de la aeronave Embraer 190 en el vuelo AU 2708 del 22/6/15 que fuera piloteada por Soaje, quien aceptó que la nombrada viajara en la cabina".

"Ambos pilotos mantuvieron conversaciones no esenciales con Xipolitakis y que además, permitieron que operase el acelerador del avión durante la fase crítica de despegue", advirtió.

Embed
Se indica en el pedido de elevación a juicio que los videos obtenidos en la causa "ratifican de manera certera" que Vicky "operó el acelerador y que Soaje, (piloto flying) fue quien le dio las indicaciones relativas a 'cómo y cuándo acelerar'; 'si había que acelerar más y cuándo 'soltar'".

Rívolo invocó además un peritaje practicado por la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) que concluyó "que Xipolitakis estaba ubicada próxima al pedestal, sin cinturón de seguridad y de espalda a los comandos, mientras que si bien los pilotos estaban en sus puestos, estaban rotados hacia la cámara y únicamente con el cinturón de seguridad y no los arneses".

"No cabe duda que el riesgo de la actividad, en este caso particular, se ha elevado de manera exorbitante por sobre el de riesgo permitido, en perjuicio de la seguridad operacional"
, sostuvo el fiscal.

"La conducta profesional, instruida, practicada y llevada adelante por los pilotos en vuelos anteriores y conforme narran sus legajos, fue para el vuelo AU 2708, completamente incumplida en términos de seguridad por el desprecio a la normativa", concluyó el fiscal.