El metrodelegado Claudio Dellecarbonara confirmó que finalmente el paro en la línea B de subte previsto para el martes quedó sin efecto a la espera de que la concesionaria Metrovías resuelva el tema de las liquidaciones.

ROD 17.wav
Antes, la Asociación Gremial de Trabajadores de Subte y Premetro (AGTSyP) había denunciado "descuentos injustificados a decenas de trabajadores".

"Vemos con mucha preocupación la actitud antiobrera de Metrovías", dijeron los trabajadores y también apuntaron contra Subterráneos de Buenos Aires Sociedad del Estado (SBASE), que
administra la red de subtes.

Los metrodelegados cuestionaron a SBASE porque mientras no les resuelve el conflicto salarial "se prepara para descargar sobre los bolsillos de los usuarios un nuevo tarifazo que llevará la tarifa a 7,50 pesos, cuestión que hará prohibitivo el viaje cotidiano para cientos de miles de pasajeros".

La línea B de subtes ya fue paralizada a mediados de marzo debido a una huelga sorpresiva que mantuvo a los usuarios sin servicio durante 8 horas.

Embed
Metrovías aseguró que el paro era "injustificado" y defendió la aplicaicón de descuentos en el "incumplimiento reiterado de sus obligaciones laborales, como lo es la negativa a completar el cronograma de servicio asignado, el cual respeta en su totalidad el convenio vigente".

La compañía destacó que el subte atraviesa un proceso de modernización, el cual incluye la incorporación de tecnología, con el objetivo de mejorar la experiencia de viaje de los usuarios.

Las máquinas TAS representan una mejora para el servicio y permiten a los usuarios cargar crédito en la tarjeta SUBE de un modo más ágil, reduciendo los tiempos de espera, dijo la compañía.

Y agregó que la incorporación de esas terminales no supone de ningún modo la supresión de puestos de trabajo, sino un complemento de la tarea que desarrolla el personal de boleterías donde ahora sólo se cargan las tarjetas SUBE y Monedero.