Las escenas fueron de llanto y pánico a 70 metros de altura. El padre de uno de los jóvenes cordobeses que estuvieron 4 horas esperando a que los rescaten, contó cómo fue ese momento y evalúa iniciar acciones legales.
El papá de Gerónimo Ottonello relató el pánico que sintieron todos los cordobeses que quedaron colgando a 70 metros de altura de un juego mecánico en La Florida, Estados Unidos. "Estuvieron más de una hora colgados de los hombros casi boca abajo", dijo.

Varios días después, el padre de una de las víctimas relató al diario cordobés La Voz los momentos de pánico que sufrieron su hijo y el resto de los primos y amigos que iban en el contingente del viaje y asegura que estudian iniciar acciones legales.

"Ellos se fueron a festejar los quince años de dos de las chicas y fueron acompañados por tíos y amigos pero nunca pensaron que iban a terminar así", relata Adrián Ottonello, empresario cordobés.

Embed
Según cuenta el padre de Gerónimo, "los chicos quedaron colgando sostenidos desde los hombros una hora casi boca abajo a 70 metros de altura hasta que los rescataron con una grúa". Durante ese tiempo a uno de los chicos le sangró la nariz debido a la postura de la cabeza, cuenta.

"Ellos comenzaron riéndose pensando que iba a pasar rápido y luego durante el lapso de esa hora siguieron gritando, llorando y cantando el himno para evitar sentir más miedo", según el relato del padre.

Los propios chicos contaron en Internet que todo el rescate demoró unas cuatro horas ya que empezaron el operativo con aquellas personas que se encontraban boca abajo y con mayor peligro.

Embed
DESTRATO

Ottonello asegura que luego de lo ocurrido a los adolescentes les habrían pedido que firmen un papel para evitar conflictos y les ofrecieron una entrada para volver al otro día. "Como ellos no aceptaron la entrada les dieron 100 dólares", dice.

Por su parte, el padre asegura que de confirmarse que les hicieron firmar alguna conformidad, la familia llevará el caso a la Justicia porque no saben qué daños psicológicos le puede haber provocado semejante peligro.

"Lo que ocurrió fue muy grave y cuando pueda ver de nuevo a mi hijo vamos a decidir cómo se sigue con esto",
finalizó.