La defensa de la ex presidenta Cristina Kirchner pidió a la Cámara Federal que revierta el procesamiento dictado en la causa por las operaciones de venta de dólar a futuro y calificó la decisión del juez Claudio Bonadio de "arbitraria", de "naturaleza exclusivamente política", y "carente de fundamentos serios".
"Salta a la vista la manifiesta ausencia de fundamentos serios probatorios y jurídicos que justifiquen el pronunciamiento de mérito adoptado respecto de mi representada", dice el escrito de apelación presentado este martes por el defensor Carlos Beraldi contra la decisión del juez Bonadio.

En el escrito al que tuvo acceso minutouno.com, el letrado advirtió que en el procesamiento dictado contra Cristina "se efectúan consideraciones de naturaleza exclusivamente política, en particular sobre los pormenores de la política económica en materia cambiaria adoptada por el anterior gobierno, que resultan totalmente impropias de una resolución judicial, ingresándose así en una materia ajena a su competencia".

La defensa recordó que existe una causa judicial abierta en otro juzgado sobre los perjuicios causados por las actuales autoridades del Banco Central y por el propio juez Bonadío, a quien se denunció por prevaricato.

"Se realiza una arbitraria imputación objetiva del supuesto perjuicio al erario público que habría ocasionado la operatoria de contratos de dólar futuro, soslayándose que la flexibilización del tipo de cambio y la devaluación de la moneda nacional que incidieron en la liquidación de esos contratos –áleas de la operatoria infundadamente negadas por V.S.- fueron medidas económicas adoptadas por las actuales autoridades del gobierno nacional", sostuvo la defensa.

El expediente pasará a la Cámara Federal, que deberá rever lo dictaminado por Bonadio.


En tanto en la Cámara deben resolver antes un planteo de recusación interpuesto por la ex mandataria contra los integrantes de la Sala II de ese tribunal, Horacio Cattani, Martín Irurzun y Eduardo Farah.

Esa sala rechazó apartarse de la causa. Ahora los camaristas de la Sala I, Jorge Ballestero y Eduardo Freiler deberán resolver el pedido.

La definición sobre los jueces de la Cámara que quedarán a cargo del caso es importante porque serán los que revisarán las resoluciones que adopte el juez Claudio Bonadio.