Un estudio realizado por el Observatorio de la Deuda Social (ODSA) de la Universidad Católica Argentina determinó que uno de cada cuatro jubilados no alcanza a cubrir sus necesidades básicas, que incluyen tanto las económicas como las afectivas.
El informe, realizado entre 2010 y 2014 y presentado este martes por el "Barómetro de la Deuda Social con las Personas Mayores", arrojó como las necesidades más insatisfechas a las económicas (45,6%), en menor medida las de salud (27,1%), alimentación (17,9%), vivienda (15,7%), cariño y afecto (14,3).

Otro dato significativo fue que 9 de cada 10 personas mayores se hacen cargo de roles y de la realización de tareas en el hogar
, lo que implica un alto nivel de autonomía y autocuidado que dista mucho del imaginario de vejez dependiente.

Embed
Según explicó Enrique Amadasi, coordinador del Barómetro de la Deuda Social con las Personas Mayores, otro de los hallazgos principales fue que se debe hablar de "diversidad" en la tercera edad, que en Argentina es representada por más de seis millones de personas. "No hay vejez, sino 'vejeces'", dijo, y detalló que, en Argentina, esa diversidad no se encuentra en las variables "clásicas" como género o edades, sino en la estratificación social y la educación.

Para el investigador, las personas mayores que se encuentran en "peores condiciones" son quienes habitan hogares intergeneracionales, porque "su condición de vida se desvaloriza". Añadió que es necesario comprender que quienes habitan un hogar con familiares de diversas edades "no viven allí por una decisión feliz, sino porque no tienen otra posibilidad".

Seguí leyendo en ámbito.com.