El epistemólogo se contactó con las autoridades de Filosofía y Letras para ofrecerles una importante donación de 250 libros de su autoría. Como él vive en Canadá, la institución educativa debería hacerse cargo del envío que cuesta 2 mil dólares. El problema, es que la UBA carece de fondos para afrontar la gestión.
Mario Bunge siente un gran aprecio por la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA. Es que fue el primer profesor de la academia en 1957. Ahora, a sus 96 años decidió hacerle un regalo a la Universidad y donar 250 libros de su autoría. Lo único que debía hacer la institución educativa, era pagar el flete de envío.

El problema es que desde Filosofía y Letras carecen de fondos propios para afrontar el gasto. Por eso elevaron el pedido a la Secretaría de Investigaciones donde les dijeron que si bien reconocen el "acervo bibliográfico se vería notablemente enriquecido al contar con sus publicaciones completas", se ven imposibilitados a reasignar los recursos debido a los "cambios que atraviesa la política educativa".

Embed
Según Graciela Morgade, Decana de la Facultad de Filosofía y Letras, la institución atraviesa serios problemas de financiamiento y que sería una verdadera pena no poder traer la donación. Por eso, desde la facultad confían en que hallarán los mecanismos para reasignar los recursos.

Embed
"Nos ocuparemos de que la donación llegue a la Facultad. Buscaremos los mecanismos pertinentes para hacer llegar ese material al Instituto de Filosofía mediante una asignación directa de recursos", explicó Morgade en diálogo con Clarín.