El hombre, alcoholizado, la golpeó varias veces con un látigo. La joven logró escapar y contar a la Justicia lo que vivía a diario junto a sus seis hermanos y su mamá.
El hecho ocurrió en una humilde vivienda en el paraje Canal Malero ubicado a 25 kilómetros de la ciudad de Añatuya. Una menor de 12 años caminó 15 kilómetros hasta la casa de su tío materno para contarle el calvario que estaba viviendo junto a su papá. La nena escapó después de que su padre, alcoholizado, la golpeara salvajemente con un látigo.

Embed
La menor contó que su padre no sólo la goleaba a ella, sino también a sus seis hermanos y a su mamá.

La víctima, en medio de una crisis de nervios y con el cuerpo marcado, fue trasladada a la Comisaría del Menor y la Mujer Nº 4 de Añatuya donde realizó la denuncia.

La investigación quedó en manos de la fiscal Karina Gutiérrez.