El canadiense Brian Zembic de 55 años tenía que tener los implantes por un año para ganar. En lugar de sacárselos se los terminó quedando por casi 20 años, y ahora se los quiere sacar.
La historia se conoció tras los avances del próximo capítulo de un reality show norteamericano, el que consiste en dos cirujanos que realizan operaciones estéticas, llevando cada capítulo un caso distinto al show.

El reality se llama Botched y esta semana ganó gran notoriedad a partir del caso de Zembic, un jugador que hace casi 20 años apostó con un amigo $100 mil dólares a cambio de ponerse lolas y mantenerlas por un año. Lo hizo, aunque extrañamente y por motivos que se desconocen, tanto le gustaron los implantes a este canadiense de 55 años, que recién ahora se los quiere sacar.

Se puso lolas por una apuesta brian
Es por eso que en el capítulo Zembic expone su caso en Los Ánfgeles a los doctores Terry Dubrow y el Paul Nassif. Sin embargo lo que más interesa es cómo llega alguien a hacer una apuesta así.

"Soy jugador y mago. Hay muy pocas cosas que no haría por una apuesta", 'explicó él, asumiendo una curiosa relación con el juego que roza la ludopatía.

Brian, además tiene un amplio historial en esto de hacer apuestas extravagantes. Una vez admitió que vivió en el baño de un amigo durante un mes y que durmió bajo un puente con $10 mil dólares atados a su tobillo durante una semana, todo para ganar las apuestas que había hecho con amigos.

Brian.jpg
"Fue cerca de 1997 que estaba en algún restaurante en Europa con dos amigos. En un momento la novia de uno de ellos hace alarde de sus tetas y le dije a mi amigo: Si tuviera tetas como las suyas podría conseguir tanta atención como quisiera", cuenta.

La audaz declaración de Brian inspiró a uno de sus amigos a preguntar cuánto le costaría para él hacerlo. Se le puso precio a la hazaña, y él cumplió.