En la filmación se observa al felino muy tranquilo acostado. En el momento en el que su dueño, disfrazado de can, ladra, la mascota sale corriendo despavorida.