Los chicos, de entre 7 meses y 10 años, están hace 24 horas en el Hospital Carlos Bocalandro, luego de que sus padres y familiares se ausentaran durante una semana de la humilde vivienda que habitaban en la localidad de Villa Bosch.
"En el día de hoy se confirmó que tendrán un hogar de abrigo y se logró otro objetivo, que desde el punto de vista afectivo es muy importante, como es que permanezcan juntos", dijo el director del hospital ubicado en el oeste del conurbano, José Luis Tortosa.

El directivo explicó que hasta el momento "no se acercó al hospital ningún familiar", y agregó que "por el buen estado de salud que presentan se estima que hubo una contención de parte de la comunidad donde ellos viven, porque no tenían ningún grado de desnutrición".

"Desde el punto de vista médico están bien y están aquí por un hecho circunstancial", apuntó Tortosa en diálogo con Télam, e informó que por la manaña se acercó al centro de salud el intendente de Tres de Febrero, Diego Valenzuela, y dio intervención a la Dirección de Infancia, Adolescencia y Familia (DIAF) del municipio.

El profesional indicó que "se trata de un hecho atípico para el hospital" y agregó que se pretende "superar la contingencia con los medios intrahospitalarios con los que contamos y con la ayuda de la comunidad".

"Seño, mi mamá no está en casa y estoy solo cuidando a mis hermanitos", habrían sido las palabras que utilizó el mayor de los hermanos, de 10 años, para comunicarle la situación a su maestra de escuela, quien de inmediato relató el caso a las autoridades del establecimiento.

Los directivos de la Escuela EGB número 32 José de San Martín, de Villa Bosch, se hicieron cargo de la situación y llamaron a la Policía del municipio para denunciar el hecho.

Tortosa relató que los cinco hermanitos llegaron ayer al hospital y fueron higienizados y evaluados médicamente.

"Los niños se encuentran en perfecto estado de salud", afirmó el directivo del hospital, y contó que la comunidad se hizo eco de este caso y "comenzó a acercarse a la institución para llevar pañales y ropa para los pequeños".

Los pequeños fueron asistidos desde un principio por equipos interdisciplinarios de profesionales, entre ellos médicos, psicólogos y asistentes sociales.

"Hubo una respuesta inmediata tanto del hospital como de la comunidad para sobrellevar esto lo mejor posible hasta que las autoridades que están teniendo intervención, desde el municipio y desde la provincia, le den al tema la salida legal que corresponde", indicó el director del centro de salud.

Insistió en que "hasta el momento no hay familiares que se hayan hecho presentes y (los nenes) están siendo cuidados por voluntarios autorizados por la dirección del hospital".

"Desde lo psicológico se los atiende y se los trata de entretener para sobrellevar la situación, ya sea con juegos o dibujando", apuntó.

El médico dijo que el Bocalandro "no necesita donaciones y que se está haciendo cargo de los que necesitan por el momento los chicos", no obstante lo cual agradeció la buena predisposición de la comunidad.

"Hubo mucha llegada de la comunidad y los que quieran realizar aportes lo pueden hacer en la Dirección Social de la comuna y no en el hospital", apuntó Tortosa.