Sucedió en Florida, Estados Unidos. La mujer padecía varias condiciones que le provocaban mucho dolor, por lo que su cónyuge decidió dispararle en la cabeza.

El hombre le dijo a la policía que mató a su esposa porque la salud de ella estaba muy deteriorada y ya no podían seguir pagando sus medicinas, según una declaración de arresto de la oficina del alguacil del condado de St. Lucie.

Según publicó CNN, la policía dijo que William J. Hager, de 86 años, aseguró que su esposa le había dicho que quería morir, pero no le pidió específicamente que la matara.

Embed

Hager le disparó en la cabeza a su esposa Carolyn Hager, de 78 años, mientras ella dormía. Luego tomó café y llamó a sus hijos antes de contactarse con las autoridades, manifestaron los policías.

Los agentes llegaron al lugar hacia la 1 de la tarde y Hager los guió hacia la habitación donde el cuerpo de su esposa estaba cubierto con una sábana.

"Quiero pedir perdón por no llamar antes. Quería primero decirles a mis hijos lo que había pasado", le dijo Hager a la policía.

Embed

"Carolyn tenía muchas enfermedades y molestias que requerían múltiples medicamentos", aseguró el hombre; y además agregó que "no podía pagar más por esas drogas, así que decidió dispararle".

Hager enfrentará cargos por homicidio premeditado en primer grado.