El delantero Diego Milito, uno de los máximos ídolos de Racing, aseguró que le gustaría "ser técnico" de la entidad de Avellaneda, aunque aclaró que "falta muchísimo" para que eso suceda, a dos días de dejar el fútbol profesional justamente ante sus hinchas y frente a Temperley, por la 16º fecha de la Zona 2 del certamen local.
"En algún momento me encantaría ser técnico de Racing. Pero falta muchísimo para que eso suceda. Ojalá se pueda dar. Aunque no es algo inmediato", sostuvo Milito durante una conferencia de prensa que brindó en un local de ropa deportiva en el barrio porteño del Abasto.

"Estoy tranquilo dejando que todo fluya de manera natural. Lo estoy disfrutando sabiendo que es una semana muy especial. Agradezco el cariño de la gente y mi compañeros. Es difícil de explicar lo que uno siente",
agregó el goleador, de 36 años, que salió campeón con Racing en el 2001 y el 2014.

Y continuó: "Siempre uno tiene cosas que le hubiera gustado hacer, pero miro el vaso medio lleno y no puedo recriminarme nada porque tuve una carrera muy linda y cumplí los sueños que tenía desde chico. Hay cosas que uno no pudo alcanzar, como la última Copa Libertadores, que la queríamos todos. Pero las cosas quizás por algo no se dan", apuntó el ex jugador de Genoa de Italia (2004-2005 y 2008-2009), Zaragoza de España (2005-2008) e Inter de Italia (2009-2014).

Milito, que firmó 22 botines en homenaje al número que vistió en este paso por el club, profundizó en su retiro: "Tenía todo muy claro cuando en diciembre lo anuncie. Había pensado en dejar la actividad en aquel momento pero el cariño de la gente y tener la Copa por delante me hizo tomar la decisión de seguir", confesó el hombre de Bernal.

"No voy a cansarme de repetir que la gente de Racing me dio mucho más de lo que yo les di a ellos dentro de la cancha. Voy a extrañar el día a día y a mis compañeros", señaló emocionado.

Milito, autor de 58 goles en 220 partidos con la camiseta de la Academia y de 255 en 603 en toda su carrera profesional, se imaginó cómo estará el Cilindro de Avellaneda para su despedida. "Estará repleto no sólo por ser mi último partido sino por reconocer a un grupo de jugadores que dejó todo", consideró.