Los mediocampistas Matías Sánchez, de Temperley, y Daniel González, de San Martín de San Juan, dieron positivo en controles antidoping durante el presente Campeonato de Primera División.
Al igual que ocurrió en los últimos días con Javier Toledo, de San Martín de San Juan, y Sebastián Blanco, de San Lorenzo, a los dos jugadores se le habría encontrado en los análisis el analgésico Oxa B12.

Este medicamento puede generar futuros problemas en el cuerpo de los deportistas y en su composición presenta corticoides, que son prohibidos en época de competencias.

Tanto Toledo como Blanco no fueron sancionados por el momento y continuaron actuando en sus respectivos equipos, ya que los médicos de los dos planteles se hicieron cargo de recetar el analgésico.