Entre los restos encontrados hay un miembro de una víctima, sillas y maletas de las 66 personas fallecidas a bordo del avión. Los objetos se encontraron en la zona de búsqueda, ligeramente al sur de donde el avión desapareció de los radares el jueves de madrugada.

Los primeros restos del avión de EgyptAir que se estrelló el jueves en aguas del Mediterráneo han comenzado a aparecer. Según infomó el ministro griego de Defensa, Panos Kammenos, entre los restos encontrados hay un miembro de una víctima, sillas y maletas de las 66 personas fallecidas a bordo del avión.

En un comunicado, el ministerio de Aviación Civil egipcio manifestó está tarde que la marina egipcia logró localizar más restos del avión, entre ellos, algunas pertenencias de los pasajeros, restos de algunos cuerpos y piezas del avión como asientos. La búsqueda continúa, ha precisado la nota.

AVIÓN EGYPTAIR

Los objetos se encontraron en la zona de búsqueda, ligeramente al sur de donde el avión desapareció de los radares el jueves de madrugada, según indicó el ministro. Los datos de los que se disponen hasta la fecha demuestran que el aparato, que volaba de París a El Cairo, efectuó varios giros bruscos y se estrelló.

La Agencia espacial europea ha informado de la existencia de una posible mancha de petróleo cerca del lugar del siniestro. La imagen tomada por el satélite Sentinel muestra una mancha de alrededor de 2 kilómetros de largo, aproximadamente a 40 kilómetros al sureste de la última ubicación conocida de la nave.

Embed

La Marina egipcia prosigue examinando la zona, a unos 295 kilómetros de la costa de Alejandría, en busca de la caja negra del Airbus 320 para determinar las extrañas circunstancias del accidente. De hecho, los servicios de seguridad no descartan la hipótesis del atentado.

El Ejército ha redoblado las tareas de búsqueda después de que, a última hora del jueves, la autoridad de la seguridad aérea de Grecia desmintiera que los objetos hallados en los alrededores de la isla de Creta pertenecieran al aparato. Según las autoridades egipcias, tres investigadores franceses, tres británicos y un técnico de Airbus llegaron ya a El Cairo para sumarse al comité que trata de esclarecer las causas del siniestro.

A las 2.37 de la madrugada del pasado jueves, poco después de acceder al espacio aéreo egipcio, el Airbus A320 que cubría la ruta París-El Cairo giró repentinamente 90 grados a la izquierda. Luego, el piloto de la aerolínea estatal egipcia Egyptair maniobró 360 grados a la derecha mientras se precipitaba desde los 37.000 hasta los 15.000 pies.

egyp.jpg

El rastro del aparato, con 66 personas a bordo, se desvaneció en mitad del Mediterráneo, al sureste de la isla griega de Karpatos, cuando volaba a 9.000 pies de altitud. El listado de pasajeros del vuelo MS804 no contiene nombres incluidos en las listas de vigilancia terrorista, han señalado tres funcionarios de seguridad europeos a Associated Press.

Las hipótesis del accidente. El servicio de inteligencia ruso y fuentes de seguridad estadounidenses vinculan el nuevo siniestro con la hipótesis del atentado. "En los dos casos anteriores las medidas de seguridad eran responsabilidad de las autoridades egipcias y conforme a sus estándares.

Embed

En cambio, ahora es un asunto que afecta directamente a las autoridades aéreas europeas porque el avión partió de París. Si se confirma este escenario, podría provocar una revisión de los protocolos de seguridad", subraya al diario español EL MUNDO Agustín Guzmán, subjefe de la Vocalía Técnica y Seguridad de Vuelo del Sindicato Español de Pilotos de Líneas Aéreas (Sepla), quien tampoco descarta la tesis de que un misil hubiera derrumbado el aparato.

"Si fuera una bomba que estalló a bordo, habría que aclarar si fue colocada en El Cairo o París",
agrega el experto en aviación. Sin embargo, el Departamento de Defensa estadounidense no tiene actualmente indicios de una explosión a bordo de la aeronave.

Tras un examen preliminar de las imágenes del satélite, no se ha encontrado ningún signo de explosión. No obstante, Estados Unidos todavía no ha descartado ninguna causa para el accidente, desde el fallo mecánico, un acto terrorista o un acto deliberado del piloto.