Fue por una decisión judicial que revocó este viernes una prohibición previa dictada por el gobierno que había desatado una gran polémica en España. Los hinchas del Barcelona podrán llevar banderas independentistas catalanas al partido final frente a Sevilla.
Los hinchas del Barcelona podrán llevar banderas independentistas catalanas a la final de la Copa del Rey, que su equipo disputa este domingo frente al Sevilla en el estadio Vicente Calderón, gracias a una decisión judicial que revocó este viernes una prohibición previa dictada por el gobierno que había desatado una gran polémica en España.

El veto fue levantado por el juez de Madrid Jesús Torres Martínez, quien admitió parcialmente el recurso que había presentado el club del astro Leo Messi y una plataforma de abogados contra la "catalanofobia", por considerar que las "esteladas" (nombre de la bandera independentista) no incitan a la violencia.

Embed
La delegada del gobierno de Madrid, Soledad Dancausa, había prohibido el jueves la exhibición de las banderas catalanas argumentado precisamente lo contrario, equiparándola con insignias y expresiones que promueven la xenofobia, el racismo y la violencia ideológica.

Pero el juez, también contra el criterio de la Fiscalía, concluye que no hay motivo ni prueba para considerar que la "estelada" supone un riesgo de ese tipo y además concluye que censurarla implica limitar el derecho a la libertad de expresión.

Embed
En su resolución, el magistrado ordena a que emita una orden "explicita" para que la policía no prohiba que los hinchas ingresen al estadio con las banderas independentistas y que estas se puedan exhibir libremente.

De esta forma se zanja el escándalo que se generó a raíz del veto a la bandera, ya que la decisión no sólo provocó indignación entre los hinchas sino que tuvo una aireada reacción política.

Embed
El presidente catalán, el independentista Carles Puigdemont, había anunciado que no acudiría al partido, igual que la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, lo que motivó que también su par de Madrid, Manuela Carmena, cancelara su participación en solidaridad con las autoridades catalanas.

La sentencia calmó los ánimos. "Iré a Madrid, contento de que un juez haya detenido una decisión antidemocrática", escribió en Twitter Puigdemont. El dirigente catalán, no obstante, pidió la dimisión de Dancausa, responsable de una decisión que no hizo más que agitar más los ánimos en medio del desafío secesionista del gobierno de Puigdemont, que pretende llevar a la norteña región de Cataluña a independizares de España.

Embed
En los últimos años en los que el Barcelona disputó la final de la Copa del Rey, los hinchas culé han silbado el himno de España, lo que cada vez genera polémica ante los intentos por sancionarlos.