A pesar de que la ley antidespidos ocupó un mes en la agenda pública colmada de debates de los distintos implicados,en un día el presidente la dio de baja.
Sumado al golpe al bolsillo que representan los tarifazos y la inflación, en la sociedad se viven momentos de suma tensión. "Estamos pasando el peor momento de la economía, las últimas semanas son las peores", reconocen desde la Casa Rosada.

El abultado aumento tarifas en los servicios, la inflación que crece, el salario que no alcanza, los despidos, y ahora el veto del presidente a la ley votada por el Congreso, todo lleva a que los ánimos del consumidor poco a poco se vayan cayendo.

tarifazos reclamos macri
La luz subió en febrero; el gas, el agua y el colectivo, en abril. La inflación del mes pasado fue altísima: 6,5%. Pero hay un desfasaje entre los hechos y la reacción social, cuando la población siente el impacto en forma plena. Y eso está sucediendo justo ahora. "Estamos pasando el peor momento de la economía, las últimas semanas son las peores", reconocen en la Casa Rosada.

"La inflación rompió la dinámica de la política -dice Juan Germano, de Isonomía-. En el caso del empleo, quienes están en contra de Macri temen por su trabajo, pero quienes apoyan al Gobierno no tienen ese temor. En cambio, la inflación atraviesa a todos, preocupa a todos",aseguran.

Embed
Según publica el Diario Clarín, los datos de la Confianza del Consumidor que mide la Universidad Di Tella. En abril cayó un 10,3% respecto a marzo. Cuando preguntan a la población sobre su situación económica personal, la caída es abrumadora: retrocedió 24,4% respecto al año pasado. La peor percepción de la economía, además, está en el Gran Buenos Aires, el territorio más difícil para el Gobierno. Y además, caen un 8,2% las Expectativas futuras, es decir la esperanza de que la situación mejore hacia adelante. Perder la sensación de que hay una luz al final del túnel es lo peor.

Embed
En el Gobierno apuestan a que las encuestas hasta ahora les marcan que una parte sustancial de la población "tiene paciencia", que acepta esperar "hasta comienzos del año próximo" antes de ver una mejoría económica, según surge de los focus group que manejan en la Rosada.