Así lo afirmó el titular de la Comisión Episcopal de Pastoral Social, monseñor Jorge Lozano, quien sostuvo que "para salir de la pobreza y la marginación, hay que crear trabajo registrado y debidamente remunerado con justicia".
El titular de la Comisión Episcopal de Pastoral Social, monseñor Jorge Lozano, afirmó este sábado que "para salir de la pobreza y la marginación" es necesaria la creación de "trabajo registrado y debidamente remunerado", y pidió "pensar en los pobres no como números o estadísticas sino como hermanos".

"La pobreza tiene rostros concretos, no se nos tiene que pasar por alto. No son números, estadísticas, no son ladrillos; son personas, hermanos", expresó Lozano al participar de un panel en el marco de la Semana Social que organiza la comisión episcopal de Pastoral Social en la ciudad de Mar del Plata.

En ese marco, el obispo de Gualeguaychú afirmó que "para salir de la pobreza y la marginación, hay que crear trabajo registrado y debidamente remunerado con justicia" y agregó que cuando hablamos de "reducir la pobreza y exterminar el hambre estamos hablando del acceso a todos los derechos con los cuales Dios nos soñó y que los bienes de la creación lleguen efectivamente a todos y no sean acaparados solamente por algunos".

Asimismo, expresó que la Iglesia se siente "interpelada" ante el pedido de varios sectores durante este encuentro en Mar del Plata de ser "favorecedores del diálogo y la cultura del encuentro", señaló que el Episcopado "asume este compromiso en el cual nos insiste el papa Francisco" y "recoge esta interpelación a modo de compromiso".

"Pensarnos como Nación nos hace pensar en un proyecto de país en el corto, mediano y largo plazo. Tenemos cuestiones urgentes que resolver ahora, pero también horizontes que trazarnos para las próximas décadas. No mirarnos el ombligo sino pensar en nuestros vínculos con los países hermanos, con la Patria Grande de América Latina y cómo nos vinculados con el resto del mundo", concluyó.