Se reunieron en el marco de la Semana Social que organiza la comisión de Pastoral Social del Episcopado, donde este domingo expondrán fijarán su postura ante el veto a la ley antidespidos.
En el marco de la Semana Social de la Iglesia las tres CGT, junto a las dos CTA, anunciaron "importantes avances en el camino hacia la unidad" y acordaron que esta semana se reunirán para definir un paro general para rechazar el veto a la Ley Antidespidos.

Hugo Moyano (CGT Azopardo), Antonio Caló (CGT Alsina); Luis Cejas (Azul y Blanca) en lugar de Luis Barrionuevo, que tuvo un "inconveniente de salud"; Hugo Yasky (CTA) y Pablo Micheli (CTAAutónoma) expusieron en el panel denominado "Unidad sindical" durante una nueva jornada de la Semana Social organizada por la Pastoral de la Iglesia.
Durante el encuentro, Moyano advirtió que es "el Gobierno nacional con las medidas que está tomando" el que está logrando la unidad sindical, mientras que Caló prometió defender "en la calle" a los puestos de trabajo.
Yasky fue el primero en hablar y sostuvo que "es cierto que hay diferencias entre nosotros, pero los intereses de los trabajadores nos imponen poner esas diferencias en seguro plano. La CGT se va a unificar y la CTA también. Ese es el escenario ideal".
El titular de la CTA indicó que "el gobierno nacional aplica un ajuste que destruye a las pymes, que generan el 85% de las fuentes laborales. En cambio, apuesta a las grandes empresas, y frente a esto tenemos que estar más unidos que nunca".
Al finalizar la conferencia, la agencia NA lo consultó sobre la conducción de esa posible CTA unificada y dijo que esperan en un año generar las posibilidades para que haya un nuevo líder de la central, que no sería ni Yasky ni Micheli.
A su tiempo, el líder de la CGT Autónoma afirmó que "los despidos se hicieron una costumbre. Todo empezó con la excusa que había muchos ñoquis en el Estado, pero después siguió en la construcción, la metalúrgica, el sector textil, etcétera" y reiteró que "podrá ser legal el veto (a la ley antidespidos), pero no legítimo".
Antes de comenzar el panel de exposición, Caló había dicho a la prensa que "Macri tiene todo el derecho de vetar la ley, está en sus facultades. Si hacemos paro es por los despidos, no por el veto a la ley". Sin embargo, minutos después, los cinco líderes se reunieron en una oficina dentro del hotel donde se desarrolla la Semana Social y allí acordaron que próxima semana se reunirán para definir un paro general por este motivo.
Luis Cejas, quien tomó la voz en representación de la CGT Azul y Blanca, y en lugar de Barrionuevo - quien se ausentó por un "inconveniente de salud" también señaló que "las cinco centrales privilegiamos a la gente".
Advirtió que "el gobierno debe ver que estamos dando este ejemplo de unidad a todo el país". A su turno, Antonio Caló enfatizó que los jefes sindicales van a "hacer lo imposible para la unidad de las tres CGT y demostración de eso es que ya hemos puesto una fecha".
"El próximo 22 de agosto vamos a salir todos abrazados. Como dijo Evita, vamos a renunciar a nuestros honores, pero no a nuestra lucha", remarcó. "Podrán vetar la ley, pero no el esfuerzo de los trabajadores para que no haya más despidos. Y si siguen los despidos los vamos a defender en la calle. Podemos tener distintos enfoques, pero los trabajadores no. Todos quieren un trabajo, buenos salarios, obras sociales y poder mandar a sus hijos a la escuela", agregó el líder de los metalúrgicos.
También disparó contra quienes integran el gobierno nacional, al considerar que "no saben lo que es perder el trabajo" y graficó que "ellos juegan golf, nosotros fútbol". En el mismo sentido, sostuvo que no quiere "que le vaya mal al gobierno", aunque aclaró que "por ahora no le está yendo bien".
Moyano evitó a la prensa tanto a su ingreso como a la salida del lugar, y en su exposición deslizó que hay que lograr la unidad "a pesar de las presiones".
"Estamos haciendo un gran esfuerzo para ello, pero el mayor esfuerzo lo está haciendo el gobierno nacional, porque con las medidas que está tomando, está logrando la unidad de las centrales obreras", dijo el camionero. Por otra parte, aseguró que "esta unidad no tiene que ser transitoria, tiene que contribuir para salir adelante, para construir el país que queremos todos los argentinos y que los trabajadores nos merecemos".
Sobre la ley antidespidos, Moyano agradeció a los legisladores que la aprobaron y afirmó que "era para evitar despidos y que aquel despedido tenga un peso más hasta conseguir un nuevo trabajo. Era solo eso, pero el gobierno no lo entendió y creemos que ha cometido un error".