Marcelo, padre de Eduardo Cicchino, manifestó que sigue vivo "de casualidad" y que "tuvo 5 paros cardíacos" desde que está internado. El agresor se encuentra detenido.
Eduardo Cicchino, el joven estudiante de ingeniería industrial permanece internado estado grave luego de que fuera apuñalado en el corazón a la salida de un bar del barrio porteño de San Telmo tras una discusión por el partido de Boca y Nacional por la Copa Libertadores.
Marcelo, padre de Eduardo, dijo que su hijo "está vivo de casualidad" y que "tuvo 5 paros cardíacos" desde que está internado en el Hospital Argerich, tras ser apuñalado.

Embed
"Mi hijo pasó por cinco paros cardiorrespiratorios desde que está acá internado. Está vivo de casualidad porque pasó por una operación muy dura y los procesos de paros. Hoy, Eduardo está estable, crítico como está pero yo entiendo que se puede recuperar", señaló el hombre desde la puerta del hospital a la prensa.
El hecho ocurrió en la noche del jueves en la puerta del bar Seddon, ubicado en Chile y Defensa. Hasta allí, había llegado Eduardo Cicchino con dos amigos luego de una clase en la UCA, donde estudian ingeniería industrial.
Tras la serie de penales, Eduardo y sus amigos se mostraron contentos con el resultado que le permitió el pase a semis del equipo de Barros Schelotto, pero su alegría no cayó nada bien a otro cliente del lugar.

Embed
"Bosteros de mierda, los voy a matar", llegó a decirles un hombre de 50 años que los insultaba. Sin embargo, Eduardo y sus amigos prefirieron no responder las agresiones y optaron por irse del lugar.
Al salir del local, los muchachos notaron que el hombre los seguía de atrás mientras los insultaba. En medio de una discusión, el agresor sacó de entre sus ropas un cuchillo y en un rápido movimiento acertó en el pecho de Eduardo.

El atacante, identificado como Gustavo Olivera fue detenido tras los ataques por los amigos y los mozos del lugar y luego la policía lo trasladó a la comisaría 2da. y fue puesto a disposición de a fiscal Marcela Sánchez. Al respecto, Marcelo manifestó que, "yo estoy muy de acuerdo con la determinación de la fiscal del caso sobre la caratula del caso, pero primero estamos esperando por la recuperación de mi hijo que va a llevar varias semanas. Yo creo que el Estado debe intervenir de manera profesional, seria y responsable con los casos como lo que pasó porque queremos que no pase más".