Dirigentes sindicales evalúan la posibilidad de realizar un paro para los primeros días de junio en respuesta al veto del presidente Mauricio Macri a la ley antidespidos que impulsó el peronismo, mientras el gobierno defendió la medida y cuestionó a quienes se "aferran al pasado" y espantan la "posibilidad de crear trabajo".
El jefe de la CTA Autónoma, Pablo Micheli, adelantó este domingo que la decisión de una eventual movilización se resolverá "esta semana" y admitió que por lo que pudo dialogar con el mandamás de la CGT Azopardo, Hugo Moyano, el paro se llevará a cabo entre los "primeros diez días de junio".

Ese argumento fue sostenido también por el representante de la CTA kirchnerista, Hugo Yasky, quien incluso estimó que la medida de fuerza podría realizarse alrededor del 10 de junio.

El presidente Macri volvió a defender la decisión de vetar la Emergencia Laboral al considerar que se trata de una iniciativa "anti-empleo" y remarcó que "el empleo no se genera a través de imposiciones, prohibiciones o sometimientos. Se genera si hay confianza, ese valor que es capaz de impulsar o detener a un país entero".

Embed
A su vez, el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, también justificó el veto al recordar en declaraciones radiales que Macri "avisó" que la ley "no favorecía a la generación de empleo" y por eso "usó las facultades constitucionales para no permitir que esta ley se promulgue". Sin embargo, el sindicalismo discute la implementación de una medida de fuerza para la cual, si bien no hay una fecha estipulada, se sabe que "debe ser contundente después de una marcha como la del 29 de abril", dijo Micheli a radio Del Plata.

Por otro lado, el jefe del bloque de diputados del Frente para la Victoria, Héctor Recalde, adelantó que van a "acompañar" el reclamo de los gremios ya que estimó que "alguna consecuencia va a tener" la decisión adoptada el viernes por Macri.

Embed
"La decisión le corresponde a los trabajadores y a sus dirigentes sindicales y si la decisión es tomar algún tipo de reacción en contra del veto nosotros vamos a acompañarla", confirmó Recalde en diálogo con medios radiales. La diputada nacional del GEN Margarita Stolbizer también cuestionó el veto de la ley antidespidos al calificarlo como "un error político" y considerar que la "agenda de prioridades" del Gobierno "ha sido y sigue siendo equivocada".

Stolbizer evaluó que el Presidente promueve "movidas políticamente equivocadas" y que "aún en el entendimiento que ellos tienen del contexto laboral y social, no es bueno un veto de estas características a una ley votada por el Congreso".