Ciervos gamos, ñandúes y un loro fallecieron en el establecimiento. El predio permanecerá cerrado con el objetivo de realizar obras y mejorar las condiciones de vida de las especies.
En el marco de la seguidilla de muertes de animales que se produjeron desde el inicio de año en el zoológico de Mendoza, cerrado por el gobierno provincial hasta fin de mes para realizar obras y mejorar las condiciones de vida de las especies, se registró en los últimos días la pérdida de otros 14 animales en el establecimiento.

Embed
Trabajadores del paseo indicaron que el último fin de semana fallecieron 14 animales (ciervos y un loro). Aunque la directora Mariana Caram no confirmó la cifra, desde la Secretaría de Ambiente aseguran que sólo fueron tres (dos ciervos y un ñandú) y que uno de los especímenes murió por causas naturales, informó el diario local El Sol.
A las 50 muertes en lo que va del año, se suma la desaparición de nuevas especies, esta vez, se cree que las causas se debieron a falta de calefacción y mantenimiento en tiempo y forma de las jaulas en esta época del año, sumado a las malas condiciones climáticas de la última semana.
Embed
"La veterinaria se dio cuenta que la jaula del loro fallecido no tenía el nylon que se utiliza para cubrir su hábitat en esta época del año, ni la estufa correspondiente", denuncia uno de los empleados. Sin embargo, pudo rescatarse a otro de los loros, gracias a la pronta intervención de la veterinaria del zoológico. El animal fue atendido por la especialista y colocado en un lugar calefaccionado, logrando sobrevivir.
Según comentan los trabajadores, habían solicitado a la directora que comprara las estufas, y que ella había argumentado que "las compraría entre martes o miércoles- feriado-. Más que una mano negra, hay una falta de decisión", agregan.
Se cree que a la muerte del loro se suma la de gamos blancos y pintados, crías de ciervos colorados y visones. Al parecer los animales ya estaban afectados por los días de lluvia y hacinamiento en el barro, sin poder comer el alimento balanceado por falta de los comederos que, según el personal, ya habían sido pedidos desde enero.
"La comida se les tira en el piso y no pueden llegar a alimentarse porque los otros animales los pisan", explican.
Ante estos dichos, la Secretaría de Ambiente asegura que en total se han registrado sólo tres muertes este fin de semana. La de dos ciervos que escaparon del refugio y quedaron aislados y la de un ñandú que falleció por causas naturales, debido a su avanzada edad.
Y agregan que "hay empleados que hacen trascender informaciones falsas por cuestiones políticas y que si existieran más muertes hay un ocultamiento a la Dirección del Zoológico".
Mientras se esperan los resultados de estas autopsias. La Fiscalía de Estado continúa investigando las muertes de los animales, sumando nuevas necropsias al caso. Aunque los resultados se encuentran en secreto de sumario.