El reclamo de los gobernadores del sur del país hizo que las facturas con aumento de hasta 1500 % bajen hasta un 400%. Plan de 50% y cuotas para algunos sectores.
Un total de 12 gobernadores se reunieron este lunes con los ministros de Energía, Juan José Aranguren; y de Interior, Rogelio Frigerio. En el cónclave, desde el Gobierno nacional plantearon a los mandatarios que la suba en las tarifas de gas tendrán un tope que no podrá superar el 400%. Ocurre que los incrementos fueron especialmente en la Patagonia de hasta 2.500%, afectando la actividad económica de la región.

En ese marco, Juan José Aranguren aseguró que las facturas de los hogares residenciales no tendrán un ajuste superior del 400 por ciento, mientras que la mitad de la boleta de las pequeñas y medianas empresas se diferirá en dos veranos.

El encuentro comenzó minutos después de las 15 y concluyó minutos antes de las 18. Tras ello, el ministro de Energía brindó una conferencia de prensa en el quinto piso del Palacio de Hacienda.

"Hoy no podemos importar más gas del que importamos. Queremos dar una señal a la inversión por eso armamos una mesa de diálogo regional. El 400 por ciento es un techo para La Patagonia, para provincias como Tierra del Fuego, Chubut, Neuquén y La Pampa. En el resto del país los aumentos están levemente por abajo", señaló Aranguren sobre las boletas residenciales.

En cuanto a las Pymes de la Patagonia dijo que instrumentarán un "diferimiento" del 50 por ciento de la factura en dos veranos.