La víctima, secuestrada en el barrio porteño de Belgrano y liberada en la localidad bonaerense de José León Suárez, recibió un disparo en el glúteo luego de que los secuestradores no pudieran cobrar los $38 mil que logró reunir su familia.
Un joven de 29 años fue secuestrado en el barrio porteño de Belgrano por una banda que lo mantuvo siete horas cautivo hasta que en la madrugada del lunes se frustró el pago de 38.000 pesos y, como represalia, antes de liberarlo lo baleó en un glúteo, en la localidad bonaerense de José León Suárez, informaron fuentes policiales.

La banda escapó con el celular y el auto de la víctima pero sin cobrar; en tanto hasta este martes no había ningún detenido por el caso.

La fiscalía de Stornelli y los investigadores de la PFA trabajaban en el análisis de las comunicaciones y algunos videos para intentar encontrar alguna pista que permita identificar a los autores del secuestro.

EL HECHO

El hecho se inició el domingo alrededor de las 21.30 cuando la víctima, identificada como Lucas Coronado (29), circulaba con su Citröen C4 por Belgrano, donde tenía que concurrir a una cena.
Las fuentes precisaron que en la esquina de Ugarte y Amenábar, lo encerraron y le cortaron el paso dos autos, un Volkswagen Vento blanco y otro vehículo color rojo cuya marca la víctima no pudo reconocer.

Coronado fue llevado secuestrado y sus captores se comunicaron en forma simultánea con tres familiares -su madre, la pareja de ella y su hermano- para pedirles dinero como rescate.
El hecho fue denunciado en la comisaría 43 de la Policía Federal (PFA), que tiene jurisdicción en el domicilio de la madre de la víctima, en el barrio de Villa de Parque, desde donde se hicieron las negociaciones.

Embed
Al tratarse de un secuestro extorsivo, el caso comenzó a ser investigado por el fiscal federal porteño en turno, Carlos Stornelli, y los detectives de la División Operativa Central (ex Antisecuestros) de la PFA.

En el transcurso de la madrugada se hicieron varios llamados hasta que alrededor de las 2 se acordó salir al pago del rescate con los 38.000 pesos en efectivo que había logrado juntar la familia.

El pago lo iba a realizar el hermano de Coronado, en el cruce de General Paz y Cabildo, que hasta allí llego en su auto, un Ford Fiesta y una bolsa con los 38.000 pesos.

Luego, los captores pidieron hacer el intercambio en el cruce de Panamericana y Márquez, en el partido bonaerense de San Isidro, pero los delincuentes no aparecieron ni en el primer sitio ni en el segundo y el pago no se concretó.

Embed
Mientras la familia y la Policía esperaban un nuevo contacto de los secuestradores para acordar otro encuentro para el pago, Coronado fue liberado a las 4 sobre la ruta 8, en la localidad de José León Suárez, partido de San Martín, pero baleado.

Según las fuentes, Coronado contó después que los delincuentes estaban molestos por no haber podido cobrar el rescate, lo dejaron bajar de un auto y le dijeron que se vaya sin mirar hacia atrás, pero cuando empezó a correr le efectuaron un disparo que ingresó en el glúteo izquierdo.

La víctima, que trabaja como empleado, fue trasladado al Hospital Castex de San Martín donde recibió las primeras curaciones, se constató que tenía alojado el proyectil que había ingresado por el glúteo y se evaluaba una cirugía, aunque su estado no revestía gravedad, según informaron los voceros policiales.