Las nenas, de 8, 9 y 10 años, llevan 12 días solas, luego de que su madre y padrastro viajaran a Buenos Aires con sus otros cinco hijos para asistir al funeral de un familiar. Las menores asistieron normalmente al colegio sin dar cuenta de su situación.
Tres hermanitas del barrio San Martín, a 40 kilómetros de la capital misionera, estuvieron abandonadas durante 12 días porque sus padres viajaron con sus otros cinco hijos a Buenos Aires, a raíz del fallecimiento de un familiar.
Durante el fin de semana, un vecino advirtió la situación y el "estado de abandono" de las menores de 8, 9 y 10 años, que fueron entregadas en guarda a un tío.
La Policía y funcionarios del Centro Integrador Comunitario (CIC) llegaron hasta la pequeña casa del barrio San Martín. Graciela Moráez, coordinadora del CIC, contó que apenas se enteraron de la situación dieron intervención a la comisaría del pueblo, que envió a una patrulla para constatar lo denunciado.
Embed
Los agentes fueron atendidos por la mayor de las hermanas, quien contó que hacía 12 días estaban viviendo solas porque su madre y su padrastro habían viajado a Buenos Aires por el fallecimiento de un abuelo y se habían llevado a sus otros cuatro hermanos, dejándolas solas.
"Por el momento, no vamos a tomar ninguna medida al respecto. Esperamos que las nenas estén bien, que se recuperen y que regresen los padres. Las estamos acompañando y estudiando que solución les vamos a dar", explicó Moráez al sitio territoriodigital.com.
"Las nenas tienen familiares en el pueblo, pero ninguno estaba al tanto del viaje de los padres, así que estaban viviendo solas. La mayor tenía el rol de 'madre', era la encargada de preparar la comida y lavar la ropa. En todo este tiempo las hermanas asistieron normalmente a la escuela y no habían comentado a nadie que sus padres habían viajado", detalló la funcionaria.
Embed
Y detalló: "Las nenas tienen familiares en el pueblo, pero ninguno estaba al tanto del viaje de los padres, así que estaban viviendo solas. La mayor tenía el rol de 'madre', era la encargada de preparar la comida y lavar la ropa. En todo este tiempo las hermanas asistieron normalmente a la escuela y no habían comentado a nadie que sus padres habían viajado".