El proyecto de la Super Liga, de ser aceptado, le pondrá fin a un elemento distintivo del fútbol argentino: los promedios. Implementado en 1983, hizo que grandes como River o Independiente perdieran la categoría. ¿Cómo hubiera sido nuestro fútbol sin ellos?
Un relevamiento realizado por ámbito.com, desmitifica que los promedios hayan beneficiado a los clubes más importantes. De hecho, River y Racing hubieran perdido la categoría tarde o temprano e Independiente todavía podría lucir en sus tribunas la bandera que rezaba "Los grandes nunca descienden".

river a la b.jpg
River descendió en la temporada 2010/11 luego de perder la promoción ante Belgrano. Sin promedios, el conjunto de Núñez habría terminado sexto en la tabla acumulada y hasta habría disputado la Copa Sudamericana, pero el "lastre" de malas campañas lo condenó a jugar esa fatídica serie.

River - Belgrano 8-8 (FULL HD)- River se va a la B.mp4
A pesar que los promedios lo terminaron condenando en 2011, también lo salvaron, ya que en 1983, año en el cual se impuso el sistema, habría perdido la categoría junto a Racing de Córdoba. De esta manera, igualmente habría disputado al menos un año de su rica historia en la segunda categoría del fútbol argentino.

La contracara del "Millonario" en 1983 fue Racing, el primer gran perjudicado por los promedios. Aquel año los de Avellaneda perdieron la categoría a pesar que finalizaron en el puesto 17 con un punto más que River.

independiente a la b.jpg
Sin embargo, los de Avellaneda serían los más beneficiados a lo largo de los últimos 33 años: habrían disputado la promoción en cuatro oportunidades (2001, 2006, 2008 y 2012) y en mayo de 2014 perdería la categoría, finalizando en el último lugar de la tabla anual. Por suerte para los fanáticos de la "Academia", la historia fue completamente opuesta y a fines de aquel año se quedaría con el Torneo de Transición, su segundo título en 13 años.

Descenso- Independiente 0 vs San Lorenzo 1 - Torneo Final 2013 - HD FULL - Fecha 18.mp4
De no haber existido los promedios, Independiente todavía podría ostentar junto a Boca la dicha de no haber descendido nunca. En la temporada 2012/13, cuando pierde la categoría, el conjunto de Avellaneda finalizó en el puesto 16 de la tabla acumulada, a cinco puntos de Unión, que ocupó la decimoctava plaza.

Pese a que se hubiera salvado del descenso, tendría que haber disputado dos promociones, algo que nunca le ocurrió con el actual sistema, en 2002 y 2009. Si bien se trata de instancias definitorias a sortear, se podría decir que fue el más perjudicado de los cinco grandes.

san lorenzo promocion.jpg
Otro equipo que fue afectado por los promedios fue San Lorenzo, que en 2012 debió superar a Instituto en la promoción para mantener la categoría, instantancia a la cual no habría llegado de ser por la tabla anual, donde se ubico en el puesto 14º. De hecho, sin este sistema nunca habría disputado esta instancia ni perdido la categoría.

A quien no afectó en absoluto fue a Boca. Con mejor o peor suerte, nunca habría descendido ni jugado una promoción, al igual que con el sistema de promedios.

La Pelicula - San Lorenzo 3 - 1 SMSJ - Clausura 2012.mp4
Otra curiosidad que presenta este relevamiento es que Newell's, que acumula 54 temporadas consecutivas en Primera, habría descendido en un fútbol sin promedios en las temporadas 1992/93 y 2006/07. Por su parte, Gimnasia La Plata, que perdió la categoría en la promoción de 2011, tendría que haber jugado en el Nacional B tras sus malas campañas en 2003/04 y 2010/11.

Finalmente, Unión sería el equipo que más descenso hubiera sufrido con 5 (88, 92, 02, 03 y 13), seguido por Huracán (98, 99, 03 y 11) y Banfield (88, 96, 97 y 12), con 4 cada uno.

Vale aclarar que se trata simplemente de una hipótesis, ya que sin promedios la conformación de los torneos se habría modificado desde el vamos. Sin embargo, este recuento demuestra que, pese a intentarlo, los promedios no lograron salvar a los equipos denominados grandes de perder la categoría y en un caso, como el de Independiente, lo condenaron.

Este artículo pertenece a Pablo Mantese, redactor de ambito.com