Tras el episodio del legislador macrista Osvaldo Mércuri y otros cuatro hechos registrados en dos días durante la semana pasada, ese tipo de delitos se convirtió en la "vedette" de las alertas de Macri y Vidal.
Osvaldo Mércuri, ex presidente de la Cámara de Diputados bonaerense y por estos días legislador de Cambiemos ante el Parlasur, sufrió la semana pasada un secuestro exprés. A un ministro del PRO que lo llamó le contó que lo consideró un episodio eventual, "al voleo", que no lo buscaron a él por político.

Mércuri, una de las figuras centrales del PJ duhaldista de los '90, relató que los secuestradores eran "profesionales" y que lo trataron bien. El parlasuriano buscó desdramatizar y quitarle espuma al hecho que lo convirtió en protagonista célebre de un delito que se convirtió en la "vedette" en los alertas políticos.

Un funcionario nacional, de los que más hablan con intendentes del conurbano profundo, se sorprendió cuando en esas rondas con jefes territoriales, más que la situación social, los caciques pusieron la luz roja sobre la inseguridad. Los homicidios y, en especial, los secuestros extorsivos.

Seguí leyendo en ámbito.com