"Estoy cansado de llegar a mi casa con las manos vacías; a mi nena no le puedo dar de comer de palabra, que el presidente ponga la plata, no la carita", había reclamado Javier "Bicho" Rossi. Un grupo de barras visitó la práctica del miércoles y le pusieron una pistola en el pecho.
Dos barras de Morón visitaron el entrenamiento del equipo del Oeste y amenazaron a Javier "Bicho" Rossi, goleador del Gallo, que en la semana había reclamado públicamente una deuda de tres meses con el plantel.
"Empezá a cerrar el orto"
"Estoy cansado de llegar a mi casa con las manos vacías", dijo Rossi luego del triunfo de Morón sobre Colegiales por 2 a 1, en un partido por la Primera B Metropolitana. "Que el presidente ponga no la carita, la plata. De palabra no le puedo dar de comer a mi hija", reclamó.

BICHO ROSSI
Hecho el pedido, público, dos sujetos ingresaron en la práctica matutina del miércoles y le pusieron un arma en el pecho al goleador del Gallo. "Empezá a cerrar el orto", le dijeron, según informa el diario Crónica.

Los jugadores de Morón evalúan no jugar el próximo partido, ante Acassuso, el domingo. Rossi ya adelantó que se irá del club.