El gremio de los trabajadores municipales había presentado una denuncia por amenazas y abusos en el corralón municipal, donde la semana pasada un empleado contó que fue violado por sus compañeros.
Las autoridades municipales de Chascomús, que gobierna el massista Javier Gastón, sabían de las irregularidades que ocurrían en el corralón municipal. En marzo, el gremio de los trabajadores municipales presentó una denuncia por reiterados casos de abuso y amenazas en esa dependencia.

El pasado 11 de marzo, el gremio envió un escrito al secretario de gobierno Cipriano Pérez del Cerro advirtiendo sobre "el serio problema del corralón con respecto a los capataces de conservación y recolección".

Embed
En el texto, denuncian "la falta de respeto y amenazas" en la que se manejaban los capataces e incluso detallan que los trabajadores era "corridos con un palo". Ante esta situación, pidieron una reunión con las autoridades –que nunca fue respondida- y reclamaron un llamado a concurso para desplazar a los capataces denunciados.

La semana pasada salió a la luz un caso escalofriante: un joven denunció que fue abusado por sus compañeros durante un año. "Me decían que si llegaba a denunciarlos me iban a prender fuego a mí y a mi familia. Me ponían al lado de la máquina compactadora encendida, amenazaban con tirarme", agregó el joven que trabajaba como recolector de basura en la municipalidad.

abuso en chascomus
El empleado dijo que no había realizado la denuncia por temor a ser despedido y por vergüenza. En la denuncia figura que la víctima de la lamentable situación declaró que "todos me eligieron a mí para llevar adelante su faena sexual".