El jugador de Deportivo Morón, Javier Rossi, abandonó el club después de haber recibido un apriete por parte de barrasbravas dentro del vestuario.
"Si querían lograr que Rossi se vaya, lo lograron: Rossi se va", anunció entre lágrimas en una entrevista el autor de los dos goles con los que Morón derrotó 2-1 a Colegiales el último martes.

Al experimentado delantero le apuntaron con un arma de fuego tras el entrenamiento de ayer y hasta lo obligaron a arrodillarse, luego de que reclamara públicamente por los tres meses de sueldo que el club le adeuda, no sólo al plantel, sino a todos sus empleados.

Aun quebrado por el miedo, el futbolista dijo no poder creer que "por reclamar lo que a uno le corresponde" se haya llegado a tal punto de violencia. "Jamás en la vida pensé pasar una cosa así, y llegar al extremo de tener terror de que me pase algo a mí o a mi familia", manifestó en una entrevista televisiva.

JAVIER bicho rossi
En el partido con Colegiales los jugadores iban a desplegar una bandera alusiva a la deuda que la institución tiene con ellos, aunque desistieron de hacerlo tras un diálogo con la dirigencia.

Tras la victoria, cantaron dentro del vestuario contra la comisión directiva, y a la mañana siguiente se dio el violento episodio.

"A Javier Rossi lo amenazaron con un arma de fuego. Es inconcebible", corroboró el entrenador del equipo, Walter Otta. El atacante, aterrado, contó que durante el partido la mujer "tuvo inconvenientes con algunos en la platea", y que lo único que le importa en este momento es "preservar a la familia".

"Yo no sé el pensamiento de estas personas, si mañana tendrán otras intenciones. Por suerte no se les escapó un tiro, porque si no, hoy no podría estar hablando. Estoy totalmente shockeado", expresó.
Finalmente, y señaló que hoy jueves tendrá una reunión con gente de Futbolistas Argentinos Agremiados para tratar su desvinculación del club.

Embed
"Hoy tengo una reunión en el gremio para resolver mi situación, porque no da para más. Mi cabeza no está como para entrenar. Estas cosas suceden a menudo como si nada y es triste, porque uno lo único que hace es jugar al fútbol. No quiero hablar, no tengo ganas de hablar más. Si digo algo, no se con qué me voy a encontrar", concluyó Rossi, asustado.

El presidente de Morón, Pablo Sauro, acusó hoy que "hay un trasfondo político" en lo que pasó, ya que el club está "a días de una elección" y justo amenazaron al goleador del equipo, quien había sido "la figura" del último partido, cuando habían logrado quedar "a cuatro puntos" de la cima de la tabla y un día en el que "habían pagado" parte de lo que adeudaban.

El club hoy permanecía cerrado y hasta recibió una visita de empleados de Edenor, quienes pensaban cortar el suministro de energía eléctrica, pero directivos dialogaron con ellos y lograron evitarlo.