Bárbara García Crespo
Bárbara García Crespo
Laura Fernández tiene 32 años. Según relata, fue abusada desde los 5 hasta los 12 por sus primos mellizos, Alejandro y Nicolás Vázquez, en Hurlingham. Nunca se animó a hacer la denuncia pero contó su historia a través de un video de Youtube. "Toda mi familia lo sabía y nadie hizo nada", aseguró.
No fue por miedo, ni tampoco porque busca que vayan presos. Laura quería que sus primos "se disculparan" por lo que habían hecho hace 27 años atrás, pero ni siquiera eso pasó. "Di la oportunidad para que solo me pidan perdón y no lo hicieron. Fueron años de abuso que hoy decido romper la cadena, y exponerlos, a pesar de exponerme a mi misma", contó Laura Fernández de 32 años a este sitio.

Abuso y violación. Hurlingham.flv
Con una historia imposible de borrar de su vida, Laura decidió contactar a sus primos porque necesitaba exigirles que le pidieran perdón por haberla abusado y violado desde que tenía 5 años hasta los 12.

"Encontré a Nicolás por Facebook y le escribí una carta diciéndole que necesitaba que me pida perdón. Como su hermano estaba ciego y no podía leer lo que yo escribía, que lo haga él. Tenía tiempo hasta el 23 de mayo, caso contrario, haría pública la historia y acá estoy, contándolo", sostuvo la mujer, madre de dos hijos.
"Necesitaba que me pidan perdón por lo que me habían hecho"
"Hoy en día tengo muchos problemas, pesadillas, siempre tuve parejas destructivas hasta mi novio actual que es con el único que pude hablar de lo que me pasaba sin que me juzgue. Llegué a tener un novio que me decía que lo que me pasó fue porque a mí me gustaba y durante mucho tiempo sentí culpa, pero ya no", dijo.

El 23 de mayo se cumplió el segundo aniversario de la muerte de su abuela. Paradójicamente, esa fue la fecha que eligió para contar su drama familiar.

Embed
A CINCO CUADRAS DEL ABUSADOR

Laura vive en Hurlingham y son sólo cinco las cuadras que la separan de uno de sus abusadores. "Desde la última vez, que fue cuando tenía 12 años, yo no fui más a eventos familiares, me lo crucé alguna que otra vez por la calle, porque acá todos nos conocemos, pero siempre lo evité. Lo siento mucho por su mujer, y por su hija", contó.

Alejandro y Nicolás Vázquez son mellizos, ocho años más grandes que Laura. "Alejandro está ciego y enfermo. Se dónde trabaja Nicolás, incluso un día lo llamé a su trabajo y no estaba pero le dejé un mensaje: ´dígale que lo llamó Laura, la prima a la que violó y abusó´".
"Si logro que al menos una víctima de abuso denuncie, todo sirvió para algo"
"Sé que esto expone mi vida, pero es necesario", dijo Laura. Con tan solo tres días de publicación, la mujer recibió más de 500 mensajes donde otras mujeres le cuentan que vivieron situaciones parecidas a la suya.

"Es sabido que estas cosas pasan en las familias, pero jamás me imaginé que fuera tanto. Si logro que al menos una chica pueda hacer la denuncia, esto sirvió para algo", contó.

"Si alguien que conoces tu prima, tu hermana, tu amiga pasó por lo mismo, anda, denunciá, exponelo, hacelo público. Ellos no tienen que ganar", reflexionó.

EL CALVARIO

En el cuarto donde hoy duerme su hijo de 12 años ocurrieron algunos de los abusos que sufrió Laura en su infancia. "Todavía hoy me cuesta entrar sin sentir un nudo en el pecho", cuenta.

"Mi primer trío fue a los 11 años. La primera vez que hice sexo oral fue a los 10 años. Me da vergüenza decirlo, pero es lo que me obligaron a hacer. Fue todo muy violento", expone la mujer.

Asimismo, recuerda que "Alejandro me rompió muchísimas remeras y buzos para tocarme. Nicolás me quebró la muñeca una vez y mi familia dijo que era mi culpa. Los abusos fueron en el cuarto, el living, el baño. Toda la familia lo sabía pero nunca se hizo nada al respecto", continuó.

Para Laura ya es tarde hacer la denuncia judicial: "¿De qué me sirve ahora que vayan presos? Lo que quiero es que les de vergüenza salir a la calle, que tengan una condena social. Además, me di cuenta que también se puede ayudar a otras mujeres que pasaron por una situación similar, eso es reconfortante", aseguró.
"Toda mi familia sabía pero nunca hizo nada al respecto"
Ante la publicación del video, Nicolás Vázquez, uno de los denunciados, informó a través de las redes sociales que "ante versiones circulantes que afectan mi buen nombre y honor, informo a quien le interese que iniciare acciones legales dada la abundancia de mentiras, falsedades y fabulaciones, todo con evidente malicia infundios que penan la ley".