Se trata de productos con una calidad excepcional por haber disfrutado de una larga temporada de sol y por su forma redondeada. Los adquirió un hombre de 36 años, agente de un supermercado.
Dos melones de Yubari, Japón, alcanzaron en una subasta el precio récord de 24.500 euros. Se trata de frutas de la variedad cantalupo, característicos por su pulpa naranja y sabor dulce.
Embed
Yukimaru Konishi, un agente de un supermercado de 36 años, los adquirió por esa alta suma. Los productos tienen una calidad excepcional por haber disfrutado de una larga temporada de sol y por su forma redondeada.
Embed
Además tienen un ritmo de crecimiento constante, con un alto contenido en azúcar.
Embed

En Japón es tradicional que a finales de mayo se subasten los productos agrícolas que marcan el inicio de la temporada. Los primeros ejemplares alcanzan precios exorbitantes, dónde se venden más con ánimo publicitario y simbólico que con afán lucrativo.