La joven decidió abrirse una cuenta en Instagram para compartir las fotos de su "camino a la salud" después de animarse a la operación que le cambió la vida. Bajó 88 kilos.
Simone Anderson pesaba 169 kilos en 2014, cuando decidió que no podía continuar su vida de manera sana si mantenía semejante tamaño. Por eso, la joven de Auckland, Nueva Zelanda, se lanzó de lleno a la carrera por un cambio de hábitos.

Anderson, quien ahora tiene 25 años, se convirtió en una estrella de Instagram con sus actualizaciones sobre su dieta, su ejercicio, los cambios en su peso y su figura. La chica pasó de tener un talle 28 o 30 a ser un 12 en poco más de un año y ocho meses.

Embed
Orgullosa de su progreso, Anderson compartió los entretelones de su "camino a la salud", como ella misma denominó a su transformación física. La joven pasó por la operación gástrica el 29 de octubre de 2014 y desde entonces llegó a la marca de 77 kilos, que es apropiada para su 1,81m de altura.

Los grandes cambios de estilo de vida, alimentación y ejercicio trajeron un problema básico para la nueva figura de Simone: tuvo que pasar por una operación estética para que le removieran la piel estirada y le reconstruyeran el escote.

Anderson explicó que arrancó su perfil de Instagram para darse ánimos y no abandonar en su lucha por cambiar de vida, informó el sitio de la BBC en español.