La medida incluye a todos los transportes de pasajeros y de carga. Con esto, apuntan a disminuir los accidentes y al ahorro de combustible.
El ministerio de Transporte de la Nación estableció la nueva medida para limitar, desde su fabricación, las velocidades máximas de los vehículos del transporte de pasajeros y de cargas

La velocidad máxima establecida para el transporte de pasajeros interurbano, de larga distancia, combis y el transporte público urbano que circule por autopista será de 100 km por hora, los servicios de transporte de cargas tendrán limitada su velocidad máxima a 90 kilómetros por hora y los colectivos que circulen dentro de los cascos urbanos podrán hacerlo hasta 60 kilómetros por hora.

La norma busca garantizar la seguridad del sistema de transporte y mejorar la seguridad vial. Del mismo modo, ayuda a disminuir el consumo de combustible y la emisión de gases contaminantes en el medio ambiente y a prolongar la vida útil de los vehículos de transporte interurbano, urbano y de cargas. Del mismo modo, se disminuye el costo de mantenimiento de los vehículos.

Embed
Esta medida alcanzará a 14.649 vehículos, a 34.487.117 pasajeros que viajan por año en el transporte de pasajeros de larga distancia y a 3500 pasajeros que utilicen por año colectivos urbanos en AMBA.

La norma, que incluye a los vehículos desde su fabricación, también será extensiva a los colectivos y camiones usados de todas las categorías que hayan sido fabricados a partir de 2015. Para eso, desde la Comisión Nacional de Regulación del Transporte (CNRT) y el Ministerio de Transporte se elaborará un cronograma de implementación.

La norma contempla un periodo de aplicación de seis meses para transporte de pasajeros de media y larga distancia y un año para camiones.